Las Palabras

Las palabras deben ser lo más sencillas y lo más parecidas, a ser posible fonética o gráficamente, a varios lenguajes de amplia utilización. Así, por ejemplo, se buscará palabras que bien porque sean muy similares en varios idiomas o bien porque por el uso sean muy conocidas, tengan una amplia divulgación y utilización. Por ejemplo, se usaría la palabra interpolazion ya que es muy similar al inglés interpolation o al español interpolación. Además se prefiere las raíces latinas, dada su extensión e internacionalización.

Deben ser también, fácilmente diferenciables fonéticamente. Así pues, se desaconseja el uso de terminaciones en -m ya que podrían dar confusión con la misma palabra que terminase en -n. Por tanto se recomienda usar siempre la terminada en -n o si tiene que tener la “m” del final, añadirle un sufijo. También se considera, aunque menos estrictamente, la similitud entre la “t” y la “d” para terminaciones de palabras. Así, si una palabra acaba en -d no puede haber otra cuya única diferencia con la anterior que acaba en -d sea que acaba en -t. Por razones similares a las expuestas anteriormente, las sílabas, en general no acabarán en los las consonantes: rh, sh, zh, th,… En general las sílabas tampoco pueden acabar con dos consonantes seguidas: -ent, -ing,

Una palabra debe tener uno y solamente un significado. Si en algún momento el lenguaje requiriese que esta norma se rompa, las palabras que tengan doble significado deben tener distinta función en la oración para hacerlas lo más inequívocas posible.